¿Necesito un portafolio impreso o digital?

Sin desestimar el valor de las piezas impresas en la actualidad, hay que reconocer que la comunicación digital está acaparando la mayor atención hoy en día debido a la oportunidad de alcance a poco o ningún costo. Mientras que, anteriormente para presentar los productos al cliente era necesario llevar de manera física la muestra o un portafolio impreso que significaba una inversión por parte del negocio; Ahora, basta con portafolio digital en un enlace que nos permita dirigir al usuario a una página gratuita o de pago que podamos personalizar cada vez que sea necesario.

Pero eso no significa la muerte absoluta de los portafolios impresos ni de la comunicación tradicional. Sobrevive aún la relevancia en los impresos debido a la dinámica de algunos negocios sobre todo en los que están enfocados en servicios de alta consideración; Es decir, que debe evaluar la decisión de realizar la compra.

¿Cómo sé cuando me conviene presentar un portafolio impreso o uno digital?

Conociendo el cliente

Es poco común encontrar personas mayores que prefieran leer en digital, es por eso que si tu público son personas mayores lo ideal es llevar contigo el portafolio en versión impresa que puedas dejarle tocar. Esta resulta ser una oportunidad de generar una experiencia presencial cuando aprovechamos la creatividad de un buen diseñador que pueda presentar algo funcional y llamativo.

Entre el conocimiento del cliente también es importante considerar el tiempo, si sabes que tu cliente está de afán o es muy ocupado, lo más probable es que no va a leer el portafolio que le dejaste y este termine en la basura, en este caso lo ideal es una presentación personal y enviar un mensaje a modo de resumen con el portafolio digital para que confirme la información en el momento que desee.

Evaluando el tipo de negocio

A excepción de las ventas por catálogo, el cuál continúa siendo un negocio muy común. Cada vez es más visible la migración de la venta de productos tangibles de manera presencial a lo digital. En este caso, el portafolio impreso funciona para comunidades pequeñas que se relacionan de manera cotidiana como amigos, familiares, vecinos y compañeros de trabajo; Por otro lado, si tu objetivo es llegarle al mayor número de personas, el portafolio digital permitirá ampliar el alcance y llegar a más personas distantes.

Dependiendo del presupuesto

Ya sea que estás emprendiendo o no cuentas con un amplio presupuesto para publicidad, los portafolios digitales significan una gran oportunidad para ofrecer un entregable al cliente. O si definitivamente necesitas presentar un portafolio impreso cuando estés en una presentación presencial, lo ideal es crear una pieza muy llamativa que cumpla con el objetivo de recordación.

Actualmente existen muchas formas de crear un portafolio estético y funcional dependiendo de la necesidad.

No te llenes de papel que no pudo salir de tu escritorio. Pregunta cuál es el ideal para tu proyecto, negocio o servicio profesional. ¡Invierte bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.